SFOIndependientemente de cuánto empeño pongas haciendo tu equipaje o planeando un viaje, nunca se puede estar listo para lo inesperado. Anoche, ese incidente inesperado me sucedió a mí.

Algunos probablemente me llaman loca porque no soporto las cosas hechas a medias. Me encanta planificar y siempre tengo una larga lista de tareas pendientes. Generalmente estoy preparada para cualquier clima o desastre que pudiera sorprenderme. Siempre llevo una mochila repleta de cosas simplemente por temor a olvidar algo. Nunca sé qué me van a deparar los días. Cuando me estaba preparando para emprender mi viaje a El Salvador, como siempre, organicé a conciencia todo lo que quería llevarme. Finalmente, llené hasta arriba mi mochila de gran capacidad y esperé que llegara el momento de ir hacia el aeropuerto.

Tal vez debería haber revisado mi mochila una vez más, pero pensé que tampoco hacía falta exagerar. Llegué al aeropuerto de San Francisco más de tres horas antes de la salida de mi vuelto. Cuando los compañeros de mi equipo empezaron a llegar, decidimos ir al mostrador de facturación. Una vez allí, me pidieron el pasaporte, y yo rápidamente saqué mi monedero de viaje para agarrar mi pasaporte… ¿y qué encontré?

¡Nada! Mi pasaporte no estaba allí. No podía creerlo. Esto nunca me había pasado antes. Resulta que justo antes de salir de casa, tuve que escanear mi pasaporte para mandárselo a nuestro agente de viajes, y me olvidé el pasaporte dentro del escáner. Ciertamente, aún quedaba mucho tiempo antes del despegue, pero ir volver a mi casa no suponía un simple paseo rápido. No, yo estaba en San Francisco, que está a una hora y media de mi casa si no hay tráfico.

Por suerte, mi querida amiga Catherine me salvó. ¡Estoy tan agradecida! Catherine fue capaz de coordinar la recogida de mi pasaporte, junto con mi hermana Mia, y se apresuró a evitar que perdiera el vuelo. Muchas gracias Catherine y su co-piloto Gus (su perro) por llegar a tiempo.

Esto es lo que aprendí de mi desdichada experiencia: jamás dejes que otros factores te distraigan y revisa tu equipaje tres veces antes de embarcarte en un viaje.

Edited by Maria Riera Velasco, Monterey Institute of International Studies, USA

Advertisements